Dos canciones de Navidad


Hace algún tiempo escribí un libro que relata una historia con poemas; sin embargo, ese relato guarda muchos más sabiendo unir los versos e interpretando correctamente las ideas. Había que echarle mucho coco para captar todos los detalles. Una historia que relataba la maravilla del universo y como hasta en las cosas que parecen cotidianas se puede encontrar secretos que nos hablan de lo que somos.

Para celebrar la Navidad en esta ocasión he elaborado un poema que es también una canción. Capta el ritmo para poder musicalizarla en tu mente, entre el Gospel y el Rock. Aunque solo es un poema en realidad son dos. Un canto alegre y una revelación. 

Disfruta también de la presentación y ¡Feliz Navidad!

Raphaella mira las estrellas


Raphaella mira las estrellas.

Percibe un llamado antiguo

floreciendo dentro de su corazón.



Raphaella escucha una canción.

Notas que a la oscuridad apaciguó.


¡Mantén tus ojos en ellas!


Hay algo que vibra en tu mente.

Hay algo que vibra en todo tu ser.

Hay algo que anhelas.

Abre tus ojos y comprenderás.


La mirada de Raphaella navega en un océano lunar.

Envuelta en la serenidad nocturna una estela resplandeciente divisa.

Es una estrella importante que el camino mostró

a un tesoro que ningún mortal jamás imaginó.


Hay algo que vibra en tu mente.

Hay algo que vibra en todo tu ser.

Hay algo que anhelas.

Abre tus ojos y comprenderás.
.

Las estrellas comienzan a bailar.

El cielo celebra una gran verdad.



Dios trazo su firma en tu alma lentamente hasta llegar a ti.

Un código secreto y divino.

Un sendero impreso en cada parte de ti.


Hay algo que vibra en tu mente.

Hay algo que vibra en todo tu ser.

Hay algo que anhelas.

Abre tus ojos y finalmente comprenderás.


Hay algo que vibra en tu mente.

Hay algo que vibra en tu ADN

Hay algo que recuerdas.

Abre tus ojos y comprenderás.


Brilla alumbrando tu recorrido.

Esa es la razón por la que no podrás perderte.



Reyes del pasado emprendieron la travesía,

ahora te toca emprender el camino.



Este gran misterio Raphaella atesora en su corazón.

La calidez recorre su semblante.

Una sonrisa se dibuja en la cara de la chica.

 
Hay algo que vibra en tu mente.

Hay algo que vibra en todo tu ser.

Hay algo que recuerdas,

finalmente lo comprenderás.


Hay algo que revela tu mente.

Hay algo que revela todo tu ser.

Hay algo en este día.

Que te hace pensar.





¡Feliz Navidad!