Fue un 2 de Octubre


"Fue un 2 de Octubre" de 1968. Poema inspirado en la matanza perpetrada el miércoles 2 de Octubre de 1968 en la plaza de las tres culturas de Tlatelolco. Estudiantes, profesionistas, profesores, niños, mujeres embarazadas y personas que pasaban ahí por casualidad, fueron masacradas en total indefensión. Este hecho vivirá por siempre en la infamia. Que jamás caiga en el olvido. Que sus almas encuentren el reposo y la paz. 

I. Augurio
El recuerdo de una memoria que se presentía lejana y fugaz.
Pequeños y sencillos pensamientos ahogados en un movimiento sutil.
Nunca te fuiste en realidad,
 siempre te mantuviste presente.
Herrumbre de un cerebro que se carcome lentamente. 
Sofocando, vanagloriando.
El olvido no te alcanzo. Solo una palabra vacía y recóndita,
inflamo el deseo de las multitudes inconscientes.
Tan doloroso como beber la pócima ennegrecida del pasado.
Ya nada tiene la sensación de calma que se creyó poseer.

II. Ilusión
Los logros que sangraron los cuerpos caídos como frutos que el tiempo ha derribado;
dan vida, dan vida.
Como un envoltorio usado y gastado, hoy se desecha.
Las mentiras darán sus frutos venenosos
y el juicio de la historia, implacable y justo,
dará la retribución correcta.

III. Súplica
No piensa, no pienses;
no siente, no sientas.
Canción discordante y abrumadora
Asesina despiadada del alma
¡Clamo por encontrar un alma viva!

IV. Presente
Los años pasan y se quedan en las costras de las heridas que envilecen la dignidad.
Día tras día, tras cada segundo que retumba en la cabeza.
Quemante y amargo como los errores que perduran.
Es hora de celebrar y ponerse a trabajar;
como la mula que gira a ninguna parte,
cansada y disminuida.
Salud por el coraje,
¡Salud!
Los años pasan y se desvanecen. El tiempo es inmutable.
Nada es real, pero todo es certero.
Tal como fue hace un siglo es hoy.
En la mirada perdida se observa la historia que vuelve a ser.

V. Poder
¿Has escuchado alguna vez el sentido del sinsentido mismo?
Millones de voces que se alzan desafiando al viento mismo
¿Alguna vez las has escuchado clamando tu atención?,
¿alguna vez lo has hecho tuyo?
Cada vez más y más; cada vez y más de nada.
Como centellas burbujeantes, las ideas tan exóticas como difusas,
se estrellan contra el subconsciente.
Voces que surgen y se pierden en un grito que no se entiende.

VI. Eternidad
La pregunta predecible pero fundamentalmente incierta es una.
Cuando la lluvia cae lentamente por los labios y solo crees algo,
¿lo necesario o lo impropio?
¡Sí!, como una tradición milenaria olvidada.
Una mueca de dolor.

Cuando los árboles cuenten la historia aún no revelada;
cuando las oraciones se eleven y muestren el camino”

Las letras que corren en una punta sangrante de la Luna.
Libando a su paso las mieles de una neurona desbordante.
Lo escucho, aquí esta.
Lentamente se escribe en mi corazón.
¡Sí!
Como cuando se espera pacientemente en una fila infinita.

Cuando los árboles cuenten la historia aún no revelada;
cuando las oraciones se eleven y muestren el camino”

Iré cantando a los cuatro rincones del universo,
una por una,
cada nota que sangro el pulso de una oración.

...los recuerdos me mostrarán el camino. 

2 de octubre de 1968