Nochebuena


El día es estrellado y la noche palpita de luz desbordante.

La materia toma forma en un latido universal.

Acerca tu oído y escucha con atención.

¿Logras escuchar el bombear de dulce miel que exuda la estrella de Belén?



Venid todos y apacigüen su sed.

Beban del agua que conforta el corazón.

Experimenten el milagro en un puñado de átomos.



Savia etérea que recorre las venas moleculares.

Esencia que convierte esta sustancia inerte, fría y vacía.

Transmutándola en un ojo que ve,

en una mano que acaricia

y un núcleo de amor.



La vida se manifiesta en todo el vacío.

Vibra y palpita, una y otra vez.

La risa tierna de un niño que ha nacido.

¡Lo anuncio con cada fragmento sensible de mi ser!



Que cada sentimiento nos muestre el mundo que festeja este nacimiento.

Vengan conmigo hasta que el Sol nos envuelva en un cálido amanecer.

Celebremos el milagro de la vida y el nacimiento del niño Jesús. 


navidad poema